Como a la mayoría, el confinamiento me está provocando multitud de emociones y sentimientos encontrados. Paso del optimismo y la esperanza, al vértigo y la preocupación en cuestión de horas. Pero sobre todo, estoy notando un monumental estrés. Por la situación coyuntural, por el descomunal exceso de trabajo y responsabilidad y por la inquietud por el futuro. Aún así, en estas...