Decoración de un dormitorio infantil alegre y fresco, en el que el objetivo era potenciar la luminosidad a través del color, y permitir un uso fácil y cómodo. No se requería espacio de almacenaje extra dado que la habitación dispone de un gran armario empotrado.