¡Qué ganas de estrenar casa!

¡Qué ganas de estrenar casa!

Seguro que es la frase que ronda la cabeza de muchos lectores de Ebom (entre los que me incluyo), y para algunos es posible que sea una realidad en 2018, porque parece que el sector está en movimiento. Parece ser que está subiendo la venta de casas y a diferencia de lo que sucedía hace diez años, uno de los factores más característicos está siendo la escasez de inmuebles disponibles. Entendemos que si el movimiento sigue en aumento, poco a poco irá incrementándose también la cantidad de viviendas disponibles, pero por ahora no hay una gran oferta de fincas en venta. Así que el primer consejo para los que vayan a estrenar casa es que se armen de paciencia para llevar a cabo una búsqueda razonable y sensata.

Desde luego, estrenar casa no implica necesariamente la compra de una nueva, puede ser cambiar la residencia de alquiler, comprar una vivienda de segunda mano, invertir en una residencia vacacional, etc. Sea lo que sea, estrenar casa es casi siempre un motivo de ilusión.

Quién se dedica a este mundillo pasa más o menos tiempo mirando casas, bien como fuente de ideas, bien como objeto de futuros proyectos. Para mí es una buena fuente de información y una especie de termómetro de posibilidades en el sector. Incluso podría decir en qué municipios se está construyendo más obra nueva en Madrid (y en algunos os aseguro que la inversión está siendo enorme).

Pero en mi caso, no soy experta en finanzas ni en inversiones. Lo mío es lo que pasa dentro de las casas, y ser capaz de ver lo que puede dar de sí un espacio. No siempre se trata de reformar una casa vieja; en ocasiones, las más, la casa sencillamente no encaja con el nuevo inquilino. No transmite su espíritu, ni sus gustos, ¡ni siquiera se adapta a sus hábitos! Y esto es para mí lo más importante: que un espacio se adapte perfectamente a su/s habitante/s., que encuentren la capacidad de desarrollar su día a día con confort y con belleza.

Para ello, no importa si la casa que se estrena es antigua y requiere una reforma integral, o si es nueva y recién construida. El mayor obstáculo, y en el que más podemos ayudaros, es la necesidad de personalización. Lo nuestro es pintar ese lienzo en blanco que es una casa nueva, dotaros de las herramientas para que el espacio esté mejor aprovechado, y aunque no lo creáis, hacer que la “nueva vida” os salga más rentable, más eficiente.

Seguro que en este punto os entran las dudas, pero si contáis con un buen interiorista, el ahorro en tiempo y dinero va a ser importantísimo. El profesional va a dedicar el tiempo que a vosotros os falta para medir con precisión cada milímetro útil de vuestra casa, va a volcar en planos una y otra vez cada elemento de la vivienda para conseguir la mejor distribución posible, va a comparar colores, texturas, acabados y va a buscar una y mil ideas para hacer que vuestra casa nueva brille con todo su esplendor.

Así que… si sois de los afortunados que vais a estrenar casa próximamente, ¡no os olvidéis de contar con nuestra ayuda!

No Comments

Post A Comment