Vacaciones en el Pacífico, ¿os apuntáis?

Vacaciones en el Pacífico, ¿os apuntáis?

Siempre que llega el verano -en realidad lo hago todo el año- sueño con un destino paradisíaco donde pasar unos días y disfrutar de playas de arena blanca, aguas cristalinas y una hamaca… ¿os lo estáis imaginando? No sé vosotros, pero yo puedo visualizarme en cualquier sitio que reúna esas condiciones.

Pues bien, imaginando y soñando hemos encontrado ese lugar idílico y perfecto para pasar unos días de relax en un complejo de lujo, Tamarind Beach, en la isla de Vanuatu, un pequeño archipiélago cerca de Australia.

El lugar es único, pero como en Ebom lo que nos gusta es mostraros interiorismos y daros ideas sobre decoración, nos centraremos precisamente en eso. El complejo está compuesto por tres casas y vamos a hacer un repaso de cada una de ellas a ver qué os parecen, hay cosillas para tomar ideas, eso es seguro.

Casa Tamarindo

La primera de las casas que veremos es Tamarindo, una construcción típica del Pacífico, un porche enorme, grandes ventanales, construida en madera y de un blanco inmaculado.

La casa tiene un dormitorio, un baño, salón con la cocina incorporada y un porche de ensueño. Su decoración es sencilla, el blanco es el color predominante. Lo encontramos en puertas, ventanas, paredes y techos. El mobiliario sigue la misma línea, con algunas piezas que rompen esa uniformidad, como una pareja de mesas bajas de madera oscura, casi negra, que hay frente al sofá.

En la habitación hay un juego de blanco y negro presente en una original cómoda -que en realidad es plata y negro- una lámpara y en la alfombra a los pies de la cama.

Casa Toa

Toa tiene dos habitaciones con cuarto de baño, salón y cocina en una misma estancia y, como no podía ser de otra manera, un porche enorme frente al mar.

En esta casa se ha optado por un estilo algo más rústico, encontramos mobiliario de mimbre, bambú, maderas, muchos materiales naturales y una gama de colores más suaves, con tonos marrones, blancos y crudos.

Tula

Tula es la tercera de las casas de Paradise Cove. Siguiendo la línea de construcción colonial, este alojamiento rompe un poco con el blanco como color principal para dejar entrar al negro, presente en suelos y parte del mobiliario.

El exterior de la casa cuenta con varias áreas, además del porche, tiene una zona de hamacas y un comedor cubierto, también con vistas al mar. En estos espacios encontramos piezas y estructuras de materiales naturales, principalmente mimbres y madera.

Todo un lujo para disfrutarlo -quien pueda- o para soñar, que tampoco está mal, ¿no os parece?

Lo vimos en desiretoinspire.net con fotos de Anson Smart

No hay comentarios.

Añade un comentario