Ese adorado tiempo libre

Ese adorado tiempo libre

¡Una semana entera sin pasar por aquí! Bueno, de hecho, mucho más. No los he contado pero creo que han sido casi 10 días. Y es que la pasada semana me incorporé a TGV Interiores y eso implica un 80% menos de tiempo libre.


Sin embargo, sigo apuntando mil y una ideas para Ebom y preparando posts que quién sabe cuándo podré publicar, aunque espero cumplir con mi calendario editorial por lo menos para esta semana. Ahora debería poner aquí unos cuantos emoticonos de risas… ¿Alguien ha cumplido alguna vez con su calendario editorial? Por favor, si alguien lo ha conseguido que me cuente el secreto… Yo, jamás…



Bueno, ahora que tengo las horas absorbidas por el trabajo (sí, ya lo sé, qué pasa con las niñas, la familia y todo eso…; no desaparece, sencillamente, no hablo de ello en este post), a lo que iba, menos tiempo disponible, más tiempo organizado. Pues ahora que tengo otra organización distinta del tiempo, puedo disfrutar más de algunos momentos de ocio.


Cafés, vida social, relaciones personales, familiares, etc. Integrar estos hábitos en mis rutinas semanales va a ser una de mis prioridades, y es que con el tiempo había dejado de tener tiempo para mí y ahora, aunque vaya a tener menos tiempo, mi objetivo será aprovecharlo al máximo.


Dicho esto, es lunes y vamos al lío. ¡Feliz semana!

(Fotos de mi último desayuno en Miga Bakery)

1Comentar
  • Helena
    Publicado a 15:55h, 06 febrero Responder

    Yo no sé como habría compaginado una familia (hijos, me refiero) con trabajar en una empresa. A base de llegar a casa a las mil aprovechaba muchos días para cenar con amigos y mantener a mi gente cerca, pero es muy complicado.
    Ahora yo estoy en el otro punto… Caminando hacia el trabajar 100% por cuenta propia, por lo que pueda venir después 😉

Añade un comentario