Lo que yo pido a 2017

Lo que yo pido a 2017

Es curioso pero desde hace un tiempo, cada vez que empieza un año nuevo en Enero, significa un cambio importante para Ebom, y este 2017 parece que va a ir en la misma línea. Durante los últimos meses habéis visto que la actividad pública de Ebom se ha reducido un poco. Bueno, sobre todo me refiero a la presencia en redes y en contenido.

Estoy en plena revolución de concepto, y con algunos temas pendientes para este nuevo año que pueden significar un giro importante en mi vida profesional y personal, así que necesito este tiempo de trabajo entre bambalinas hasta tener todo listo para informaros y ofreceros novedades.

Esta línea de cambio que me ha sobrevenido llevaba ya mucho tiempo gestándose y ahora creo que ha llegado el momento de darle forma porque hay algunas cosas que veo con más claridad. Por ejemplo, creo que hay una saturación general en contenidos; es decir, que la “audiencia”, los usuarios, ya no encuentran tanta información de interés y de ayuda en la red, por lo menos no tanta como se ofrece, por una cuestión de repetición y falta de novedad.

Además, hay un exceso general de exposición, lo que afecta a las redes sociales. Perdonad, no quiero ofender a nadie, pero es aburridísimo ver constantemente lo que todo el mundo hace o quiere mostrar que hace. A mí personalmente me produce un hastío enorme; me hubiera gustado ser una reina de la exposición, sobre todo en términos de campañas y facturación, pero aparte de esa frustración está el hecho sincero de que las redes sociales me aburren. No sólo me aburre, o no me apetece, contar mi vida, es que me aburre sobre todo ver muchas de las vidas ajenas, sobre todo por el tipo de mensaje y contenido que ofrecen estos canales. Creo que la propia esencia de las redes sociales (ese filtro de “positivismo y belleza”) está convirtiéndose en su peor enemigo.

Yo he recuperado la satisfacción de leer otro tipo de “prensa”. Sigo fascinada por los espacios y detalles bellos, y sigo admirando la capacidad creativa de mucha gente, no dejo de buscar productos originales y hermosos, y quiero seguir aprendiendo sobre los oficios y la artesanía aplicada al hogar. Pero además he vuelto a leer sobre historias, espacios y gente que no necesita contar en Instagram todo lo que le pasa, porque creo que hay más vida e incluso más trabajo fuera de Instagram.

Con todo esto, sólo quiero compartir mi enfoque, pero no decir que Ebom ya no va a estar ahí, porque va a estar. Pero creo que es un período de revisión y de replanteamiento. Y que tomar cierta distancia, a mí por lo menos, me resulta muy útil y “depurativo”.

Y dicho todo esto, os voy a confesar cuáles son mis cinco deseos para este 2017, un año que ya sé que va a ser de cambio, porque de hecho, ya ha empezado.

1 – Crear espacios. Deseo tener la oportunidad de adentrarme más en el diseño de interiores, aprendiendo todo lo relativo a este oficio, y sobre todo, viendo el resultado de mis ideas plasmado en las estancias.

2 – Algún viaje. Este año quiero retomar la oportunidad de explorar alguna región, pueblo o ciudad desconocida para llenarme de motivación e inspiración, y lo mejor es que pronto se avecina la ocasión.

3 – Ordenar mi casa. Es una necesidad que se me ha ido creando en los últimos años, porque Ebom ha absorbido muchísimo espacio físico en casa, que mi familia ha tenido que compartir conmigo, así que uno de mis objetivos es “ordenar” el espacio en el que vivimos y sacar algunas actividades de Ebom fuera.

4 – Mejorar la comida. En 2016 el concepto “comida” ha sido el más olvidado de mi día a día, así que ni he dedicado medio minuto a la cocina, ni he comido ordenada y adecuadamente. Este año espero organizarme de modo que pueda controlar un poco más nuestra dieta.

5 – Seguir disfrutando de mi familia. Éste es mi mayor deseo, lo que me motiva a hacer cada cosa que hago. Lo que más quiero y lo que más me gusta. Así que sobre todo deseo pasar todo el tiempo que pueda con ellos, y que en ese tiempo no piense más que en ellos (nada de pensar en si esto es para “compartir”, esto hay “enseñarlo”, etc.).

Bueno, con este rollo espero también retomar un cierto ritmo de publicación en el blog, y que vayáis viendo las novedades que por aquí os iré ofreciendo.

¡¡Muy feliz 2017!!

3 Comentarios
  • Laia
    Publicado a 19:22h, 07 Enero Responder

    Hola Isabel,
    Ojalá que pronto te vayas reorganizando y nos sigas ofreciendo contenido e inspiración. Lo que nos interesa es lo que nos ofreces a nivel profesional. Y tu vida personal es eso. Personal.
    Siempre es un placer leerte.
    Un abrazo!

  • Oli&Moli
    Publicado a 19:37h, 08 Enero Responder

    Completamente de acuerdo aunque nosotras seamos fieles seguidoras de instagram La vida no es pinterest,pero no todo en las redes es “malo”. Un respiro siempre viene bien! Ánimo con esos propósitos que seguro que consigues!

  • María José P. Vega
    Publicado a 16:32h, 09 Enero Responder

    Cuanta verdad, Isabel. También estoy en época de reflexión sobre el camino a seguir. Personalmente creo que todos cuentan pero no todos pueden llegar a contar. Llega la saturación y el hastío producida porque en todo el mundo ofrece lo mismo.
    Ánimo bonita, feliz 2017 y feliz reflexión.

Añadir un comentario