Hace unas poquitas semanas tuve la enorme suerte de fotografiar la casa de Silvia Buján, un reto maravilloso teniendo en cuenta que ella es una maestra en esto de hacer fotos. Esta vez las fotos tenían además un plus de emoción, porque eran para un reportaje en el segundo número de la revista en papel de Charhadas, que podéis adquirir ya en vuestros quioscos. Un día así es de todo menos un día pesado, más que un día de trabajo es un día lleno de motivación.

ebom_silviabujan_3

Silvia es una persona llena de energía, natural, alegre, vital. Y todo eso se refleja en su casa, un espacio familiar, luminoso y lleno de detalles encantadores, cuidados con mimo y mucho cariño. A ella le encanta la decoración y le gusta cuidar su casa con la mirada súper exigente de una persona acostumbrada a observar.

ebom_silviabujan_2

ebom_silviabujan_1

La predilección de Silvia por un estilo natural y sencillo destaca sobre todo en la zona del salón comedor. Presidido por una preciosa mesa encargada en La Casita de Margaux, el comedor destaca por la presencia de la madera y las fibras naturales. Al lado, el salón familiar, una zona acogedora y luminosa, donde cada vez van adquiriendo más protagonismo las fotografías de Silvia, preciosas imágenes cargadas de belleza y recuerdos para ellos.

ebom_silviabujan_4

Son precisamente los detalles los que predominan en esta casa. Cada rincón está cuidado como si se tratara de un bodegón para una de sus maravillosas fotografías. Pero además, hay una presencia que domina en toda la casa y es la de sus hijos. La alegría y la luminosidad de cada estancia se ve acentuada por ese toque delicado que recuerda a sus tres hijos, dos niñas y un niño, el más pequeño.

ebom_silviabujan_5

ebom_silviabujan_6

Incluso el dormitorio principal, en el que disponen de una pequeña zona de estar, se ve contagiado por la alegría de los niños, con mobiliario acomodado para ellos y juguetes preciosos en todas las esquinas.

ebom_silviabujan_7

ebom_silviabujan_13

ebom_silviabujan_10

ebom_silviabujan_14

Y luego están los dormitorios de los niños, increíblemente luminosos y acogedores. Espacios en los que apetece quedarse, en los que da gusto pasar el tiempo, y que adquieren un protagonismo absoluto en el conjunto de la casa.

Pues todo esto y mucho más es la casa de Silvia, y podéis ver estas y otras fotos en el número 2 de Charhadas

Fotos: Isabel Escauriaza