A pesar de disfrutar enormemente de las vacaciones, echo de menos Madrid. Echo de menos mi casa, mis herramientas de trabajo, mi rutina, mis lugares de visita… Y también los infinitos planes, la cantidad de sitios nuevos que siempre hay por visitar. 

El Invernadero de Los Peñotes es un espacio maravilloso y cautivador desde el primer momento. La decoración conseguida por Pepe Leal es encantadora. Potencia la luminosidad natural del espacio y aporta frescura y color, desde la puerta te invita a entrar en un jardín. 

Un enorme invernadero de vidrio acoge el nuevo concepto de Los Peñotes. De esta manera, el espacio se rodea del verdor del centro de jardinería y a su vez, se integra con él. 

El Invernadero es restaurante y espacio para eventos. Un acogedor espacio con chimenea en invierno y un luminosísimo jardín de interior en verano. Se divide en varias zonas, todas ellas pensadas para disfrutar no sólo de la comida sino también del entorno. La zona de entrada es un amplio hall con mesas bancos, sillas y butacas de distinto tamaño que invitan a la tertulia, a tomarse un café en compañía, a charlar un rato durante un descanso del trabajo… El cuerpo intermedio lo ocupa la zona de barra, y un espacio más confortable, con butacas tapizadas y zonas de tertulia en torno a la chimenea. Y al fondo, las mesas del comedor, en un increíblemente luminoso espacio, con un llamativo juego de texturas en las paredes, con papel pintado, maderas y volúmenes. 

El interiorista Pepe Leal ha sabido recrear con acierto y belleza la esencia de un invernadero y convertirlo en un espacio gastronómico, que en mi opinión, merece la pena aunque sólo sea por ver su diseño. ¡Pura belleza estilística! 

Fotos: Instagram @ebomonline