Una cabaña para pequeñas escapadas

Es increíble, pero por mucho que uno disfrute de la rutina y del trabajo (¡o no!), cuando llega junio la cabeza siempre empieza a soñar con vacaciones. ¿No os pasa? Hay veces en las que pienso que incluso no me apetece moverme, que me quedaría todo el verano en la ciudad. Pero luego empiezan los días soleados, los calores, los atardeceres… y me van entrando unas ganas de escapada…

Confieso que me gusta viajar; me encanta mi entorno y disfruto de mucho de viajes cortos que hacemos por España. Me encanta y me parece que está lleno de lugares encantadores. Pero también me gusta salir de vez en cuando. Ser consciente de que estoy más lejos, y disfrutar de un entorno distinto, otros olores, otros colores, otros hábitos. Sin embargo, no siempre se puede. Por lo que sea.

Y cuando no se puede, las posibilidades son infinitas. A veces tenemos la idea (un poco forzada), de que vacaciones en España son «playa», «hotel», «mediterráneo». Y lo cierto es que en realidad hay mil posibilidades más. No os diré más que yo este año me estoy planteando empezar el veraneo antes de tiempo, pero cerca de Madrid. Buscar un rincón para salir de la ciudad, pero sin desconectar del todo. Hay gente que lo hace todos los veranos, porque tienen su casa familiar en la sierra, etc. Pero no es nuestro caso y aún así, podemos encontrar alternativas.

remodelista_cabana_ebom_8

remodelista_cabana_ebom_1

remodelista_cabana_ebom_3

remodelista_cabana_ebom_2

Una idea que me ronda es alquilar una casita en la sierra para uno de los meses, por ejemplo. Así las niñas pueden jugar al aire libre, patinar, andar en bici, etc. Y nosotros podemos mantener la jornada laboral. Desconectamos, cambiamos de aires y nos alejamos del asfalto.

remodelista_cabana_ebom_7

remodelista_cabana_ebom_4

remodelista_cabana_ebom_6

remodelista_cabana_ebom_5

Con esa idea de «escapada», compraron esta cabaña sus dueñas. En su caso no querían alejarse de Madrid, si no de Brooklyn, y tampoco es la sierra madrileña, si no una isla a las afueras de Nueva York. Pero bien puede valer como referencia.

remodelista_cabana_ebom_10

remodelista_cabana_ebom_11

Se trata de una cabaña pequeña, de madera, con una pequeña planta inferior donde hay una salita abierta a una cocina, un baño con ducha, y subiendo una escalera, un dormitorio en la buhardilla. Fuera, una terraza de madera que rodea todo el perímetro de la cabaña. ¡No necesitas más para desconectar! A mí me parece ideal como concepto, porque además lo importante está fuera, en este caso. Yo, que soy muy de estar en casa, entiendo que un espacio así es para estar abierto a lo que te rodea, desayunar cada mañana bajo el sol, y cenar cada noche a la luz de las estrellas. ¿No os apetece escaparos ya unos días?

remodelista_cabana_ebom_12

remodelista_cabana_ebom_13

remodelista_cabana_ebom_14

Bufff, yo me muero de ganas…

Visto en Remodelista. Fotos de Kate Sears.

No hay comentarios

Enviar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.