¡Parece que no levantamos cabeza! Los virus y las bacterias no terminan de irse y cuando parece que nos recuperamos llega la recaída. He tenido tres o cuatro, he perdido la cuenta, pero he tenido que pasar varios días en cama y en reposo, en la medida de lo posible, teniendo en cuenta que las obligaciones familiares no admiten bajas. Así que nuestro calendario editorial se ha resentido notablemente y hoy traigo el post que debería haber publicado hace dos días!

Aunque así sea, y vengamos con retraso, hoy anunciamos el tema central del mes. Y es que las telas y los tejidos parecen relegadas ultimando últimamente a un segundo plano. ¡Pero si es una de las mejores herramientas de las que dispone un decorador!

Cuando se trata de decorar, todas las propuestas que vemos en Internet se centran en el mobiliario, en las piezas de diseño mad o menos de tendencia, y pocos se acuerdan del impacto de los textiles.

No es así con los grandes decoradores. Ellos dominan el arte del textil como nadie y de ellos debemos aprender. Las telas transforman no sólo el aspecto de los espacios, si no también su funcionalidad, calidez y luminosidad. Una estancia puede pasar de rancia y apagada a fresca y atractiva sólo con los textiles.

Alfombras, cortinas, tapizados y complementos. Incluso decoraciones en paramentos, bien sea con papeles texturados, bien sea con tapices.

Pero…

  • ¿cuáles son las mejores para cada espacio?
  • ¿qué telas resisten mejor el uso?
  • ¿cuáles son lavables?
  • ¿qué tipo de estampados nos viene mejor en cada caso?
  • ¿y cuáles están de moda?

Son preguntas que intentaremos responder durante las próximas semanas, y de paso, traer alguna que otra sorpresa.