Pues finalmente la renovación del hall va tomando forma. Como veis, ha sido únicamente una limpieza de cara. Hemos cambiado la pintura, creando un zócalo en color perla algo más oscuro y resistente que el blanco puro. Y además, he cambiado el colgador. Esta pieza nos da más holgura para colgar prendas y además, tiene espacio extra en la balda superior. Me gusta porque añade un punto cálido al conjunto.

Las opciones para la pared eran diversas. Desde papel pintado para el fondo, a un color mucho más oscuro para todo el perímetro. Lo que pasa es que no quería pelearme con la calefacción, ni arriesgarme a encolar una pared. Francamente, y cuando probé el tema de la pintura a media altura me gustó mucho. Tengo todo el pasillo que continúa desde el hall con todas las paredes marcadas también por las pintadas de mi hija, así que voy a prolongar esta idea hacia esa zona.

¿Os acordáis que os comenté que quería añadir un punto focal en la zona? Lo he hecho con la guirnalda de luces. Así, incluso puedo tener la lámpara apagada y con la guirnalda nos da suficiente iluminación. La verdad es que estas guirnaldas de luces led son un invento. Consumen muy poco pero crean rincones especiales en cualquier lugar, ¿no os parece?