Mi cocina alargada, en «la casa del año»

A estas alturas muchos ya sabréis que vivo de alquiler. Como todo, tiene sus ventajas y sus inconvenientes. El más destacado, por supuesto, es la limitación que tienes a la hora de poner las cosas a tu gusto y de poder hacer obras o modificaciones que afecten a las superficies. Desde luego, si viviera en una casa en propiedad, una de las primeras cosas que haría sería modificar la cocina. No sé si la abriría del todo hacia el salón, como en las cocinas integradas que os mostré en su día, pero sí que abriría algunas de las paredes, especialmente aquellas que dan al pasillo, bien con un acceso abierto, bien con una pared acristalada.

pasillo_1

Los que me seguís en Instagram pudisteis ver en su día esta imagen, que corresponde precisamente a la pared que yo tiraría. Así, la cocina daría mayor sensación de amplitud, incluso ampliaría la percepción del espacio y aportaría luminosidad (aunque en este caso, tenemos suficiente).

cocina_1

Mi cocina es, como tantas, alargada, con un solo lateral con muebles, aunque lo suficientemente ancho como para meter más mobiliario en paralelo. Encimera de granito, vitrocerámica y una pequeña ele en el extremo bajo la ventana extienden el espacio de encimera disponible para cocinar, una de nuestras prioridades.

cocina_8

cocina_6

Sin embargo, una de las cosas que más me importan en casas donde hay niños, como en mi caso, es disponer de una zona de comida que no sea necesariamente el salón-comedor. En origen nuestra cocina sólo estaba amueblada en uno de los laterales, pero es lo suficientemente ancha como para permitir una zona de desayunos y cenas, para tres o cuatro personas. Además quería aprovechar la zona para aumentar la superficie de apoyo, porque no me gusta llenar la encimera de trastos y reducir la zona de cocina.

cocina_3

cocina_9

Como solución, utilicé la mesa auxiliar Malm de Ikea. El resto de mobiliario era mío, así que sólo le busqué el hueco adecuado: la estantería metálica, las sillas plegables (que por cierto, quiero cambiar por unos taburetes y la escalera (¡bendito Ikea!). La esquina que me quedaba para la trona era perfecta para poder dar de comer a mi hija pequeña; sin embargo, hoy por hoy ya come sola y la tengo que mover constantemente.

cocina_5

cocina_2

Si no fuera de alquiler, desde luego, buscaría soluciones en el lateral derecho para aprovechar hasta el último milímetro, pero… A pesar de las limitaciones actuales, estas soluciones nos ayudan a estar cómodos y disponer del espacio suficiente para desayunos y cenas de las niñas.

cocina_10

cocina_7

Bueno, ahora mismo estoy pen proceso de cambios en la cocina, pero de momento, esto es lo que os puedo mostrar y ya sabéis, podéis ver un montón de cocinas más en Facilísimo!

gr_671134_6885526_286397

4 Comentarios
  • Pingback:Abrir una cocina de diseño alargado - Ebom | Ebom
    Publicado el 14:21h, 06 febrero Responder

    […] ejemplo de esta cocina me parece muy ilustrativo. En mi caso, por ejemplo, dispongo de una cocina alargada no tan estrecha, pero cerrada, por supuesto. Y la disposición del salón comedor con respecto a […]

  • Marta
    Publicado el 12:10h, 27 marzo Responder

    Pues oye aunque sea de alquiler, a mí me gusta mucho como está y la verdad es que con la mesa Malm has conseguido una buena zona para comer y no atascar la zona de trabajo.
    Besos

  • patic
    Publicado el 19:44h, 27 marzo Responder

    Hola!! Cuanto mide tu cocina de los muebles a la otra pared, es la idea q yo tengo, poner una encimeravpara desayunar, pero todo el mundo me dice que es muy estrecha…

  • Rakel
    Publicado el 14:40h, 30 marzo Responder

    Pues me ha gustado mucho, muy bien aprovechada y muy bonita!

Enviar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.