Mesa de verano, en tonos naranjas

Bueno, bueno, bueno… Después del mes que hemos pasado planificando las vacaciones de los minis, ha llegado el momento de disfrutar del verano de verdad. Y es que no nos damos ni cuenta de lo rápido que pasa el tiempo y hay quien ya ha cogido coche y caravana y está en camino al paraíso.

cena_verano_5

Para mí el verano siempre ha sido un período de renovación. Me gustara más o menos, lo cierto es que la cabeza siempre se reciclaba durante estas semanas (o meses cuando era muuuuuy joven). Es bueno cambiar de aires y desconectar de la rutina, es evidente. Y lo es más cuando tus niñas van dejando de ser bebés y cada vez disfrutan más contigo de todos los planes.

cena_verano_3

Nosotros, que vivimos en una gran ciudad ¡sin mar!, aunque somos de costa y el mar es como un oxígeno purificador, necesitamos la alternativa verde y refrescante para las tardes de verano. No hay nada como la brisa del mar y la sombra de un árbol. ¡Menos mal que tenemos un inmenso y luminoso cielo azul!

Ese cielo nos concede unas veladas de verano fantásticas, pero durante estos meses la mejor hora del día es la del sol cayendo. Por eso nos gustan tanto las cenas de verano, por eso buscamos siempre una terraza o un jardín, y por eso parece que hay más estrellas en julio y agosto.

cena_verano_4

En Ebom, buscamos la fórmula para disfrutar de lo que tenemos de la mejor manera posible, y el verano nos ayuda mucho a hacerlo. Así que empezamos a organizar nuestras cenas al aire libre y os invitamos a que las disfrutéis con nosotros.

(Las imágenes pertenecen a la segunda sesión de fotos que realicé en Barcelona con Pia Ulin el pasado mes de mayo. Las otras dos sesiones fueron un reportaje sobre un loft y una sesión libre en un centro de arte.)

No hay comentarios

Enviar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.