Antes y después: escalerita de Ikea

¡Cuánto tiempo llevaba J. pidiéndome que pintara(mos) la escalerita! Así que el pasado fin de semana me animé. Después de buscar un color gris tiza por todas partes, y no encontrándolo, me rendí al negro. Y la verdad es que me encanta cómo ha quedado. No sé si os pasará lo mismo a los que tengáis esta escalerita de Ikea, pero os aseguro que es de los «muebles» que más utilizo en casa. Y lo que más me gusta es saber que si se vuelve a llenar de huellas y marcas, no tengo más que darle otra capita…

No hay comentarios

Enviar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.