Vivir de alquiler: caso real, antes y después del cuarto de la niña

Siguiendo con la serie de fotos sobre nuestra casita de alquiler, hoy toca el turno al dormitorio de María. En este caso, además de la mano de pintura (si la casa no fuera de alquiler quitaríamos el gotelé, os lo aseguro), hubo que meter mano a algunos detalles, como el cambio de lámparas o el uso de cortinas (fue lo primero que pusimos en la casa, a medida que íbamos haciendo la limpieza, para ir viendo algún cambio).

(Por cierto, sí, ese bultito oscuro de la cuna es María en su siesta…).

Etiquetas:
No hay comentarios

Enviar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.